Lima, 15 de mayo [Asociación Peruana de Jueces de Ciclismo]. El ciclismo peruano está de  duelo, por el sensible fallecimiento del gran ciclista nacional ANIBAL SEMINARIO VILLAR, más conocido como el “Bebe” Seminario. Anibal ha partido en su carrera hacia la eternidad, atrás deja una vida incanzable ligada al ciclismo, regada por su calidad de persona, de servicio y enseñanzas a diferentes generaciones de corredores.

Cuando Anibal llega al ciclismo lo bautizaron como “bebe”  porque a pesar de su talla y fuerza para competir tenía un rostro juvenil y de nobleza. Natural de Huanuco siempre vivió en el Callao y defendió los colores azules del Ciclista Callao. En el plano era muy difícil ganarle, las pruebas contra el reloj eran sus predilectas, parecía que tenía un motor en cada pierna. Integró varias selecciones nacionales.
Luego de Masters también competía, a la par de entrenar a ciclistas y personas para mantener una buena salud. Todo el día viajaba encima de su bicicleta, inseparable compañera de toida  su vida.
Fuimos testigos presenciales de sus jornadas épicas de unir en solo tramo sin parar: Ica – Lima, saliendo a las 4 de la mañana de la Plaza de Armas de Ica y llegando al Circuito Campo de Marte donde Don Gerardo Gan Marcos le bajaba la Bandera a cuadros de llegada.
También sus raid Huancayo – Callao, La Punta – Ticlio – La Punta, La Oroya – Lima. Cada una con sus anécdotas y acompañados por sus hermanos ciclistas, por el periodismo y afición que vivía su esfuerzo.
Hasta pronto Anibal, en el cielo te encontrarás con los ciclistas que partieron antes y formaran un equipo espectacular… Estamos que seguros que allá arriba seguiras pedaleando.
A su esposa, hijos, nietos, hermanos y familiares nuestro más sentido pésame, que Dios le dé la fortaleza para superar este dificil momento.
Compartir en:

Deja una respuesta