*Director general de los Juegos Lima 2019 se reunió con el alcalde barranquillero  Jaime Pumarejo

Barranquilla, 5 de mayo [Por Miguel Ángel Albornoz, periodista del Diario Récord Perú]. #Lima2019 le pasa la posta a Barranquilla, la ciudad colombiana que será anfitriona de los Juegos Panamericanos y ParaPanamericanos en el 2027, es decir, cuatro años después de la cita que el próximo año se realizará en Santiago de Chile. Y para ello, el alcalde de dicha ciudad colombiana se reunió con Carlos Neuhaus, el Director General y artífice del gran éxito que tuvo la cita llevada a cabo en el 2019.

Es el primer contacto y transmisión de conocimientos que se da con la ya designada sede del 2027.

 “Los Juegos van a poner a la ciudad en el mapa de la región”, señaló Neuhaus.

El alcalde  Pumarejo recibió el 29 de abril pasado junto a su equipo de trabajo a Neuhaus, quien compartió toda su experiencia y los conocimientos adquiridos en la organización de estas competiciones.

“Es un orgullo para mí poder ayudar, brindando todos los conocimientos adquiridos en ese gran reto que tuvimos nosotros en 2019, cuando organizamos estas mismas justas, pero contra el reloj, porque las asumimos dos años y 10 meses exactos antes de su fecha de inauguración. Barranquilla tiene la linda oportunidad de haber obtenido la sede cinco años antes del pitazo inicial, esa es una ventaja a la cual hay que sacarle provecho”, contó Neuhaus en el estadio Édgar Rentería, sitio donde sostuvo una charla con el mandatario de los barranquilleros, cita el diario “El Heraldo”.

“Lo primero que hice fue evaluar qué infraestructura teníamos y qué infraestructura se había prometido, para ver cómo se aprovechaba el tiempo y cómo se aceleraban las obras de forma eficiente. Lo que hay que pensar en estos Juegos no es en el evento mismo, que sí, va a ser muy potente, va a mover la economía y va a poner a Barranquilla en el mapa de la región, sino en el día después, qué nos queda, qué vamos a seguir utilizando y cómo lo vamos a mantener, porque uno no puede tener lo que no puede mantener. Así que obra que hicimos, obra que nos comprometimos a seguir usando y manteniendo, eso es clave”, dijo.

“Otro aspectos que tuvimos en cuenta en la organización de estas justas fue el construir la infraestructura en zonas populares. Algunos me decían, ‘oye, se va a mostrar esto y lo otro’, refiriéndose, quizá, a los barrios más humildes, pero no. Mira que terminaron los Panamericanos, y antes que llegara la pandemia, estuvimos utilizando esos escenarios con más de 10 mil chicos de bajos recursos. Hoy en día todas las sedes se usan, porque están bien ubicadas, bien cuidadas y al servicio de la comunidad”, explicó.

“Lo más costoso es una obra detenida. La recomendación es que se trate de construir con tiempo pero sin detenerse. Nosotros empezamos a construir y nunca paramos. La primera obra que se entregó fue la Villa Panamericana y la última estaba a disposición nuestra tres meses antes de los Juegos. Teníamos un compromiso, organizar en tiempo record las justas, nos comprometimos a lograrlos y lo logramos. Al final los Juegos tuvieron una aceptación del 92% en la población peruana”, afirmó.

El alcalde Jaime Pumarejo recibió con agradecimiento los consejos y las experiencias contadas por el director de los pasados Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“El hecho de que nosotros seamos sucesores de los Juegos de Lima 2019 nos antepone un gran reto, porque Barranquilla es una ciudad intermedia en un país como Colombia, y no estamos acostumbrados a ver en un cartel de los Panamericanos, las justas más importantes después de lo Olímpicos, a una ciudad intermedia. Estamos acostumbrados a oír de ciudades como Ciudad de México, Lima, Los Ángeles, Sao Paulo, Montreal y ahora a Barranquilla”, dijo, según cita el medio colombiano.

Compartir en:

Deja una respuesta